Abre una ruta neural para crear hábitos positivos

Si fuera fácil dejar los malos hábitos y adquirir nuevos hábitos positivos, todos estaríamos más sanos, más satisfechos con nosotros mismos, y seríamos más felices. Pero la transformación de los hábitos es un proceso complejo y muy difícil.

“Voy a dejar de fumar”, “voy a comenzar a hacer ejercicio”, “voy a organizar mejor mi trabajo”, “voy a meditar 1 hora a diario”, etc. se quedan frecuentemente en planes ideales, nunca concluidos o mantenidos, lo que nos causa frustración y un sentimiento de insatisfacción con nosotros mismos.

Lo opuesto es la sensación tan agradable de proponerse una meta y mantenerla. No solamente porque vamos por el buen camino de incorporar en nuestra vida hábitos positivos. También porque ejercen el efecto placentero de saber que podemos hacerlo.

Nos hace sentir fuertes, enérgicos, optimistas.


Ruta neural de de 66 días para formar hábitos positivos

Según los últimos descubrimientos de la neurociencia, el tiempo promedio que nos toma formar un nuevo hábito es deun promedio de 66 días (de 18 a 255 días).

Es decir, si logramos mantener una nueva rutina positiva en nuestra vida, nos tomará ese tiempo hacer que se vuelva una parte diaria de nuestra vida.

Llegado el momento, comenzaremos a hacerla con naturalidad, sin esfuerzo y disfrutando de los beneficios que nos aporta y de nuestro poder de haberlo logrado.

Es una fuente de felicidad.


Mantente consciente

La clave es mantener la consciencia plena en la actividad durante ese tiempo. Por eso es recomendable hacerlo combinado con ejercicios de meditación.

Porque no solo debemos mantenernos conscientes durante el día, especialmente debemos ser conscientes al momento de sentir que no tenemos la voluntad, debemos hacernos conscientes de la inercia, ese auto-boicot: «Voy a hacerlo, aunque me cueste».


Ejercita el cerebro ¡hazlo fuerte!

La ciencia ha demostrado que nuestro cerebro se aferra a nuestros hábitos negativos, pues es un escenario predecible y lo percibe como seguro.

Y salir de esa zona de confort, aunque sea nociva para nosotros mismos es, por el contrario, un peligro.

Al cerebro le gustan los viejos hábitos, no le importa si son malos o buenos. Solo le interesa hacer lo que es fácil, para lo que lo hemos programado durante un largo tiempo.

Nuestro cerebro se remodela constantemente es a través de la neuroplasticidad y es algo que podemos ejercitar como un músculo.

Esa será la vía neural que creamos. Y lo hacemos pensando positivamente. Recuerda el regado selectivo, alimenta los pensamientos y emociones que te hacen sentir bien.

El camino del nuevo hábito se despejará, el hábito nuevo se fortalecerá, mientras que las viejas vías de hábitos nocivos se irán borrando hasta desaparecer.


No hagas excepciones

La clave es ser constante y mantener el hábito positivo durante ese tiempo, sin excepciones.

Si un día nos disculpamos a nosotros mismos porque estamos cansados o no tenemos tiempo, solo ese día habrá acabado con el proceso.

Por eso, aunque sea difícil, tenemos que hacerlo. Pensemos en lo bueno que será cuando el hábito se haya transformado en algo pesado de hacer en algo que nos resulte súper sencillo y agradable.

A diario, nuestro cerebro decide dónde invertir su reserva de recursos. Así que haz que la decisión de hacerlo sea consciente.


Mantente motivado

Es recomendable hacer un panel en el que podamos ir tachando cada día en que hemos cumplido nuestra meta.


Este panel es de James Garrett, el que en “Cómo construir tu propia ruta neural 66” nos brinda algunos consejos muy útiles para llevar esta estrategia a la práctica.


Consejos útiles para crear hábitos positivos

Exprimir la ambigüedad: Definir el plan en términos de blanco y negro, sin espacio para caprichos mentales.

Establecer hábitos positivos con planes B: Que ayuden a mantener la constancia en momentos críticos. Por ejemplo, si algo sucede y no puedo… entonces, lo haré de la siguiente forma… (sin modificar el objetivo del plan A)

Añadir un «compañero de plasticidad»: Implicar a alguien en el plan para ayudar a fortalecer la motivación.

¡Y nunca, nunca, hagas excepciones!

Habitos-positivos-cita-con-imagen

Si no sabes por qué hábito comenzar, comienza con Hábitos de amor atento: Estoy aquí para ti» Un maravilloso ejercicio de amor para practicar a diario.