Actividades para una Navidad consciente: No esperes la magia, créala

Vivir conscientemente no es una práctica para un día en especial, pero para quienes amamos la Navidad y todos los años nos lamentamos con que todo haya pasado muy rápido, hacer unos ejercicios de atención plena ese día nos ayudarán a apreciar y vivir al máximo cada momento del día.

Navidad consciente

La Navidad no tiene por qué ser una época estresante en que corremos a hacer compras, cocinamos frenéticamente y nos apuramos para organizar la casa para recibir a los invitados.

Si esperamos para disfrutar ese pequeño instante de la Navidad en que hemos terminado todas las tareas, será un momento tan efímero que cuando nos demos cuenta, todo habrá terminado.

¿Cómo vivir una Navidad consciente?

Actividades navidad conscienteLos años pasan y nos encontramos viviendo el día de Navidad buscando experiencias similares a los recuerdos de los días felices de nuestra niñez.

Pero tenemos que ser conscientes de que el tiempo pasa y buscar esa magia es lo que no nos permite vislumbrar que cada uno de los instantes del día pueden ser maravillosos si nos detenemos a observarlos. 

Si no te detienes a disfrutar de los preparativos navideños, llegarán las 12 de la noche y todavía estarás esperando que se presente ese momento mágico, que nunca llegará.

Al día siguiente te sentirás frustrado, deprimido y con una sensación de vacío, como si no hubieras aprovechado la Navidad lo suficiente ¿Reconoces estas emociones?

Por eso deténte. Quítate el peso del estrés que te empuja a correr para hacer a tiempo las tareas necesarias para una Navidad perfecta. Pues si no la vives ahora, nunca la recuperarás.

Cada momento, a partir de ahora, es Navidad. Comienza a disfrutar.


Actividades de atención plena para Navidad

Navidad con atención plena

Música con campanas

Durante un día de intensa actividad como lo es el 24 de diciembre, nos cuesta mucho detener la charla mental, pararnos a respirar y sentir nuestro cuerpo aquí y ahora. Pero este es un ejercicio que no solo aflojará nuestras tensiones, sino que nos permitirá disfrutar realmente de un día especial.

Mientras estamos atareados en casa limpiando, preparando la comida o envolviendo los regalos, seguramente olvidaremos mantenernos conscientes, pero escuchar música con campanas nos ayuda a recordarlo.

Para ello, reproduce alguno de los temas de música con campanas. Mi favorita es esta canción del enlace que te dejo abajo.

Y cada vez que suene la campana, detén tus pensamientos, centra tu atención en tu cuerpo aquí y ahora, y sé totalmente consciente de lo que estás haciendo.

Este momento nunca se repetirá. No lo dejes ir sin haberlo vivido plenamente.

Esta es mi música favorita con campanas. Pero puedes encontrar otras compilaciones de temas buscando en Youtube “Música con campanas”.


Comida de Navidad

Comida consciente en navidad

Ya hemos hablado de la comida consciente descubriendo que no solo se trata de estar presentes y conscientes al momento de comer, sino también desde el momento en que elegimos los alimentos, cocinamos y después de la comida.

En la Navidad, cuando solemos excedernos, es importante recordar masticar conscientemente los alimentos y estar presentes, no solamente para disfrutar de la deliciosa comida, sino también para saber cuándo es suficiente.

Lo mismo pasa al cocinar. Ese momento en que organizamos la mesada para comenzar, al mezclar ingredientes, al mantenernos atentos al horno, son momentos en los que podemos estar presentes simplemente haciendo más lentos nuestros movimientos de forma consciente, deteniéndonos a respirar, disfrutando de cada uno de los momentos únicos de la Navidad.

Si eres de los que se sienten culpables al día siguiente por los excesos navideños, corres al mercado a último momento a comprar lo primero que ves, o cocinas frenéticamente sin disfrutarlo en absoluto, puedes leer más sobre la comida consciente en “Como, estoy aquí”.


Ejercicio de gratitud con diez dedos

Navidad con gratitud

Sentirnos agradecidos es una de las cosas que ayudan a transformar los pensamientos depresivos por alegría. Apreciar lo que tenemos y no pensar en lo que nos falta es ser optimista, un estado de la mente que genera emociones positivas y nos hace sentirnos felices.

Un buen ejercicio para hacer en Navidad es contar con los dedos o escribir en una hoja de papel 10 cosas por las cuales estamos agradecidos.

Aunque te resulte difícil proseguir luego de la cuarta o quinta, esfuérzate por encontrar las cosas buenas que tienes en tu vida. Sin duda, tienes mucho que agradecer: Estar sano, que tus seres queridos estén sanos, tener hijos maravillosos, amigos queridos, tener a tus padres cerca, etc.

Repasa cada una de las cosas buenas que agradeces en tu vida y recuerda expresar esa gratitud a las personas que tienes alrededor. 

Agradece a tu pareja, a tus hijos, a tus vecinos, a los compañeros de trabajo, a quien te abre la puerta del ascensor todos los días en el trabajo. De eso se trata la Navidad.

Practica este ejercicio en Navidad o cualquier día, lo más frecuentemente que puedas, mientras haces fila en el mercado, mientras te das una ducha o antes de dormir.

Repasa cada ítem y céntrate en lo que te hace feliz. Riega las semillas de la felicidad, recuerda el regado selectivo.

Este año, disfruta de cada instante de la Navidad consciente, comenzando ahora mismo.

¡Feliz Navidad!

Atencion plena

∼Gracias por estar aquí ahora.∼

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: