Alimentación consciente: “Como, estoy aquí”

Alimentacion consciente

Comer de forma automática y desatenta, no solamente evita que disfrutemos de los alimentos, de lo que saboreamos y del momento, de las personas con las que lo compartimos, sino que además es causa de una mala alimentación y de problemas de salud.

En ocasiones, pensamos que el problema es la comida.

El problema no es la comida. El problema es nuestra falta de conciencia al momento de elegir y preparar los alimentos y al momento de comer.


La alimentación consciente

Nuestra “modalidad por defecto”, como la llama Kabat Zinn, o, si se quiere, nuestra “configuración predeterminada” o modo de “piloto automático” son las acciones desatentas que llevamos a cabo a diario, como elegir los alimentos por hábito, cocinar sin conciencia de lo que es bueno para nuestro cuerpo, comer sin atención y tragar sin degustar.

La alimentación consciente nos ayuda a aprender lo que nuestro cuerpo nos dice sobre el hambre y cuál es la mejor manera de alimentarlo. No solamente se trata de comer lentamente y atentamente, con atención plena, sino de desarrollar de forma consciente todo el proceso, desde la elección y la compra de lo que vamos a comer hasta el momento de terminar la comida.

Las personas que tienen problemas con la comida reaccionan de forma automática a los impulsos, sin hacerse la pregunta ¿realmente tengo hambre?

La comida consciente, se trata de romper esos viejos hábitos y descubrir otras opciones saludables que nos ayudan a comer mejor y a disfrutar más de la comida y del momento de comer.

  • Elijo los alimentos para cuidar mi salud.
  • Me alimento con la atención necesaria para disfrutar de la comida.
  • Como para alimentarme y nutrir mi cuerpo.
  • Comparto un momento atento con las personas que me acompañan en la mesa.

Observo el hambre

Cuando tengo hambre, tomo conciencia de la sensación y respiro profundamente conectándome con mi cuerpo. No intento detener ni cambiar la sensación, simplemente la observo.

De esta forma, compruebo si realmente estoy hambriento o si es un momento de ansiedad o aburrimiento, detecto los patrones que desencadenan una falsa sensación de apetito, lo que me impide comer si no lo necesito.


Elijo los alimentos

Pienso en las opciones que tengo para preparar los alimentos que voy a consumir.

Observo los alimentos, pienso de qué están hechos, cómo huelen, su costo. Observo qué pensamientos y emociones me inspira cada alimento, sin intentar cambiarlos.

Esto me ayuda a comprender cuáles son las elecciones que hago al comer y me permite elegir los alimentos con plena conciencia, decidiendo consumir un alimento que sea saludable para mi cuerpo y que me haga sentir bien.

Elegir los alimentos


Preparo la comida

Me tomo el tiempo necesario para preparar la comida. Ya sea que tenga que desenvolver un papel o tenga que lavar, pelar y cortar, lo hago conscientemente y observando las texturas, los colores y los aromas. Agradezco a todas las personas mediante las cuales ha llegado a mis manos el alimento.

La alimentación consciente comienza mucho antes de comer. Esta forma de preparar los alimentos estimula mi cuerpo para comer y disfrutar de la comida con plena conciencia.

Preparo la comida


Me alimento

Comienzo observando la comida y tomo nota de la disposición de los alimentos, las formas, los colores y aromas.

Cuando tomo un bocado, observo la temperatura, la textura, el sabor del alimento en mi boca.

Concentro mi atención en mi masticación, en la respiración, en el sabor del alimento.

Ser consciente de lo que como permite que el cuerpo responda correctamente, digiriendo mejor los alimentos. También ayuda a mi cerebro a enviar señales de saciedad impidiendo que coma en exceso.


Termino de comer

Cuando me tomo un descanso en la comida o cuando termino de comer, tomo consciencia de mi cuerpo y centro mi atención en la respiración. Observo lo que siente mi cuerpo, ¿se siente vacío o pleno?

La conciencia de las sensaciones en las pausas y luego de comer permite que mi cuerpo entre en reposo ayudando a la digestión. La alimentación consciente también ayuda a evitar que mi cuerpo se acostumbre a sentirse saciado solamente cuando ha comido en exceso.

Terminar de comer


“Cuando se practica en toda su plenitud, la alimentación consciente se convierte en una experiencia espiritual. Generamos un profundo reconocimiento hacia todos los que participaron en la creación de la comida, así como un profundo conocimiento de la relación entre la comida en nuestra mesa, nuestra propia salud y la salud de nuestro planeta”

Thich Nhat Hanh

Atencion plena

∼Gracias por estar aquí ahora.∼

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: