El corte de sierra: Dónde centrar la atención al meditar

Donde centrar la atencion al meditar

El seguimiento mental del curso de la respiración es la base de la meditación sentada, pero es muy común que al comenzar no sepamos dónde fijar la atención exactamente.

Lo más importante para los principiantes es, por supuesto, mantener la atención en la respiración. Pero es conveniente saber que si bien se menciona comúnmente la expresión “experimentar con todo el cuerpo”, no es correcto acompañar con la atención la respiración hacia dentro o fuera.


Dónde fijar la atención al meditar

Buda dijo que un meditador se entrena a sí mismo pensando:

“Voy a respirar experimentando todo el cuerpo y exhalaré experimentando todo el cuerpo”.

Pero esto comúnmente se malinterpreta.

La atención al meditar se debe fijar en las fosas nasales o en el área donde sentimos entrar y salir el aire, como el labio superior, y no debemos seguirla en las sensaciones corporales.

Esta zona donde centrar la atención de la respiración se ilustra con la parábola de la sierra.

El meditador debe estar consciente de la respiración en las fosas nasales, pues es como un hombre que asierra una madera: mantiene fija su atención en los dientes de la sierra que la cortan, sin prestar atención al movimiento hacia adelante y hacia atrás.

Hombre aserrando un tronco

La atención en la respiración

La respiración en yoga es controlada. Sin embargo, en atención plena, no controlamos la respiración. Lo básico es centrar la atención en esa respiración nasal y “saber que estamos respirando”; solo somos conscientes de la respiración actual.

Teniendo en cuenta que la atención al meditar se debe centrar en las fosas nasales, sin distracciones en el paso interno a través del cuerpo, debemos preguntarnos qué significa la expresión de Buda “experimentar todo el cuerpo”.

Experimentar todo el cuerpo es saber que el inicio de la inhalación es la punta de la nariz, el medio de la inhalación es la inspiración continua y el final, el reinicio, del mismo modo que estamos experimentando el comienzo de la exhalación, la exhalación continua y el final de la exhalación.

Pero este comienzo, la mitad y final se deben comprender como el proceso. No es correcto pensar en que la nariz es el comienzo, el pecho el medio y el ombligo la finalización de la inhalación ni viceversa.

donde centro la atencion al meditar

Si seguimos la respiración desde la nariz, hacia el pecho y luego hacia el vientre, la concentración se pierde y la mente nuevamente se agita.

Por eso es esencial la práctica para ver estos tres estados de inhalación y exhalación como un proceso y no como una trayectoria.

En pocas palabras, centramos nuestra atención al flujo de aire en la nariz, de su inicio, medio y final, es decir, somos conscientes de la hinchazón del cuerpo en el final de la inhalación y el hundimiento en la exhalación.

Está bien si sentimos nuevas sensaciones corporales, satisfacción y emociones sutiles en el cuerpo, entonces las observamos y volvemos a la respiración.

atencion a la respiracion

Cuando la atención se dispersa, es útil hacer notas mentales.

Para ello puedes repasar la meditación Vipassana, leer más sobre las notas mentales o ver cómo aplicarlas en la meditación caminando.

Ni siquiera eres el respirador, sino la respiración que te respira

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: