Ejercicio de respiración para niños “Respira con tu amigo”

Este ejercicio de respiración para niños es una forma sencilla de enseñarle a un niño pequeño a meditar. Si el niño es muy activo, espera a que esté cansado y acostado en su cama, o en un lugar tranquilo y apacible, como el parque o la playa.

Para este ejercicio necesitas un osito de peluche u otro juguete blando, que al pequeño le guste. También debes cuidar que no haya distracciones, para que el niño pueda concentrarse, y aprenda a hacerlo.


Ejercicio de respiración para niños

  1. Haz que el niño se acueste y que ponga sobre su barriga su animal de peluche favorito.
  2. Dile que respire en silencio mientras observa cómo su muñeco de peluche se mueve hacia arriba y hacia abajo con la respiración.
  3. Puedes hacerlo con él, utilizando un peluche o un almohadón. Infla el abdomen y muéstrale como sube y baja mientras respiras. Motívalo para que él también lo intente.
  4. Deja que el niño respire tranquilamente y se concentre en la respiración con su amigo.
  5. Puedes animarlo a descubrir las sensaciones de su cuerpo, si siente sus piernas livianas, o pedirle que intente poner bien flojas las manos.
  6. Haz que vuelva a notar su respiración, una y otra vez, jugando a balancear su muñeco de peluche.

Si el niño suele irse a acostar enojado o se va a recuperar de su enojo en su cama, puedes con este ejercicio de respiración para niños ayudarlo a calmarse.

También puedes hacer juntos un frasco de calma, o cuando las cosas se ponen difíciles, hacer un ejercicio de regulación emocional para la agresividad infantil.