Ejercicio de atención plena: Observa la corriente

Observa la corriente ejercicio

En este ejercicio de meditación de atención plena observa la corriente de tus pensamientos. Son ellos los que determinan tus percepciones e interpretaciones de todo lo que te rodea. Y son ellos los que gobiernan tu estado de ánimo y tu felicidad.

Mediante la atención plena, la conciencia es una plataforma que nos permite sentarnos serenamente en el medio de la turbulenta corriente del río de nuestros pensamientos.

Observa tus pensamientos.

¿Puedes encontrar alguno que no te lleve al pasado o te transporte al futuro?

Esta corriente de pensamientos arrastra tu conciencia e impide que vivas plenamente el maravilloso despliegue de tu vida en este momento.

Realmente… ¿Estás aquí?


Ejercicio de atención plena

¿Por qué observar la corriente de los pensamientos?

Son muchos los autores que han comparado a los pensamientos con un río. Pues no hay en el río, ninguna entidad permanente. La corriente fluye, las piedras se erosionan, la fauna y la flora evolucionan. De la misma forma, los pensamientos mutan a cada instante: nacen, se transforman, mueren.

Los pensamientos influyen en la forma en cómo percibimos el mundo, pero muy a menudo estas percepciones son distorsionadas, falsas, y cuando esto sucede, aparece el sufrimiento.

Las percepciones vienen acompañadas de emociones, ansiedad, estrés…

¿Estás dispuesto a dejar que tu vida sea gobernada por falsas interpretaciones?

Si la respuesta es NO, entonces haz este ejercicio de meditación de atención plena para ejercitar serenar la mente y poder hacerlo con más facilidad en los malos momentos en que necesitas relajarte o meditar.


Ejercicio: Observa la corriente

Observa

Te encuentras sentado en una plataforma de madera sobre pilotes, en un sitio seguro y sereno, en el medio de la corriente de un río.

Observa la corriente, que avanza constante a tu alrededor, a veces lenta, a veces urgente, como es natural.

Visualiza los colores, la temperatura del agua, las formas de las ondas, la vida en el río.

Explora

¿Puedes describir la corriente enumerando cualidades que no sean pasajeras? ¿Los colores, la temperatura del agua, quizás las formas de las ondas?

Así son tus pensamientos.

Deja que ellos sean las ondas del agua. Explóralos.

Visualiza su atemporalidad.

Reconoce su fugacidad.

Ejercicio atencion plena

Déjalos ir

Inhala, céntrate en este instante. Deja ir la corriente de los pensamientos. Observa la vanidad de atrapar el agua.

Te encuentras sentado en una plataforma de madera sobre pilotes, en un sitio seguro y sereno, en el medio de la corriente.

Si surgen nuevamente los pensamientos, solo vuelve a inspirar, visualiza tu río y vuelve la atención a la respiración, una y otra vez.

Atencion-plena

∼Gracias por estar aquí ahora.∼

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: