Juicios objetivos, actitudes felices

Juicios objetivos actitudes felices

En base a nuestros juicios, construimos nuestras emociones, nuestras actitudes y nuestra percepción del mundo que nos rodea.

Hoy  llueve, es un mal día, es un juicio subjetivo negativo, que no se basa en la realidad.

Puede ser que no te guste la lluvia, pero, ¿a quién crees que daña este prejuicio?

Ciertamente, no detiene a la lluvia.

Si vamos por la vida determinando juicios negativos, en base a nuestras creencias erróneas o a los estados de ánimo pasajeros, generaremos emociones pesimistas y actitudes acordes, las que influirán en nosotros, en los demás y en nuestro propio entorno, o en la percepción de él.

De esta forma, el juicio o prejuicio gobierna nuestros actos o nos paraliza, en una actitud de lamento constante.

“Mantengo el criterio, querido Watson, basado en mi experiencia, de que las callejuelas más vulgares e infames de Londres no presentan un historial de pecado más atroz que el del hermoso y sonriente campo.”

Arthur Conan Doyle


Según el cristal con que se mire…

Esta brillante cita del famoso Sherlock Holmes nos acerca un poco más a la verdad de nuestros juicios y nos ayuda a apreciar cómo éstos pueden transformar completamente nuestra percepción del entorno y nuestra realidad.

Las personas pueden juzgar que es pecado cualquier acción, incluso tener un prejuicio en cuanto un sitio determinado, el que a otra persona puede parecerle indiferente e incluso positivo.

Una vez más, podremos recordar diversos refranes o citas: Todo es relativo, depende del cristal con que se mire y otros dichos de la sabiduría popular que nos señalan lo absurdo que es determinar el grado de belleza o fealdad, de corrección o incorrección, además de otros parámetros que establecemos para medir cada situación, en base a nuestros prejuicios o juicios subjetivos.

Así sucede con lo bueno y lo malo, lo hermoso y lo feo, lo aburrido y divertido, lo justo e injusto. Si nos detenemos a observarnos, nos encontraremos emitiendo juicios subjetivos todo el tiempo.

Si pasamos nuestro tiempo estableciendo nuestra realidad en base a opiniones o criterios que nada tienen que ver con la realidad, ya sean juicios nuestros o impuestos por otras personas o colectivos nos condenamos a nosotros mismos a pasar nuestra vida quejándonos de lo que no podemos cambiar, sin poder disfrutar de ningún momento.

No necesitamos transformar nuestros juicios por arte de magia, sino tan solo, observar cómo ellos dominan nuestros estados de ánimo y emociones.

Este es un primer paso, verdaderamente transformador, que podemos dar para vivir de forma más libre y feliz.


“Hoy llueve, es un día espantoso”

Un día lluvioso, puede ser hermoso si uno se detiene a observarlo.

Juicios objetivos

Podemos mojarnos y sentir frío, pero también podemos cambiar esos juicios y percepciones, siempre que lo intentemos. Además, ¿podemos cambiar el clima por quejarnos de él?

Hay miles de formas de disfrutar la lluvia si uno lo intenta, siempre que no estemos totalmente ocupados deprimiéndonos porque el día no nos gusta. Se trata de estar conscientes, observarlo objetivamente y rescatar lo mejor, dejando de lado los juicios no reales.

Desde este momento, observa tus opiniones y actitudes.

¿Se basan en la realidad o son solamente juicios sin fundamento?

¿Te hacen sentir mal?

¿Puedes cambiar la situación?

¿Puedes hacer algo para cambiar lo que te hace sentir mal? Adelante!

Luego vuelve a observar tus juicios, y quizás notes que han cambiado.

Comienza por meditar sobre el efecto que tienen tus creencias y actitudes frente a los hechos de la vida diaria. Si no son tuyos, te sojuzgan y te impiden ver la realidad bajo una perspectiva positiva y optimista, comienza por cambiarlos por otros, que se ajusten a la realidad.

Observa cuántas veces al día empleas frases como “espantoso”, “feo”, “inútil”, “estúpido” y considera cambiarlas por otras usando adjetivos realistas que no nocivos, ni para ti, ni para los demás, ni para el entorno en el que vives.

“Al miércoles le tiene sin cuidado el que a usted le guste o no. Seguirá siendo miércoles. La opinión de usted lo convertirá en un día malo sólo para usted”

Wayne W. Dyer


“María está equivocada. Pedro está loco.”

Juicios y actitudes

-Cuando oigas una opinión con la cual estés en desacuerdo, evita la violencia de tu reacción.

¿Por qué debes violentarte porque alguien vea el mundo de forma diferente a como lo ves tú?

En el curso de nuestra vida, habrá innumerables momentos en los cuales estemos en desacuerdo con las personas, y cuanto menos tiempo nos preocupemos por ello más felices y tranquilos viviremos nuestra propia vida.

Aceptemos que siempre habrá personas que, debido a sus opiniones y a sus actos, nos desagradarán.

Pero tengamos presente que si concedemos que sus opiniones y actitudes controlen nuestras emociones, pasaremos nuestra vida entera maldiciendo y sintiéndonos violentos solamente porque no todos piensan como nosotros.

La lluvia no se detiene, el miércoles sigue siendo miércoles.


Juicios subjetivos: Invertir la percepción

Como individuos con libre albedrío, siempre tenemos opciones para cambiar las cosas que no nos gustan. En todas las situaciones, podemos elegir cómo vamos a percibirlas y con qué estado de ánimo vamos a afrontarlas.

Sea cual sea la situación y el lugar donde nos encontremos, siempre podemos elegir transformar nuestro juicio de forma atenta.

Y de esta forma convertir el momento que creíamos negativo en una experiencia instructiva y vivificante, en lugar de mantenernos frustrados y estancados, sin siquiera ánimo para cambiar las circunstancias.

Si podemos cambiar una situación que no nos gusta, perfecto. Pero no es justo para nosotros deprimirnos y sentirnos infelices por las cosas que no podemos cambiar.


La vivacidad creadora de Wayne Dyer

En lugar de molestarnos y dar vueltas en una espiral de guiones mentales negativos, podemos adoptar una actitud de “vivacidad creadora”, de la que nos habla Wayne W. Dyer.

Se trata de mirar en torno, examinar el ámbito donde te encuentres y preguntarte:

¿Cómo puedo convertir esto en una experiencia sensacional? ¿Qué puedo decir, pensar, sentir o hacer que me aporte enseñanza y satisfacción?

De esta forma, elegimos nuestro juicio, cambiamos nuestras actitudes negativas que nos causan infelicidad y podremos descubrir que todo lo que creíamos malo, desagradable y feo puede tener mucho de bueno, de agradable y de bello.

De esta forma, podremos crear un entorno armonioso.

Atencion plena

∼Gracias por estar aquí ahora.∼

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: