El reconocimiento desnudo: Hábito mental ¡te veo!

Reconocimiento

Creemos que no podemos ser felices hasta que no logremos unas condiciones que creemos imprescindibles. Solucionar, adquirir, lograr y entonces sí estaremos bien.

Reconocer ese hábito mental negativo, saludarle y sonreírle es una forma de quitarle su poder para vivir más felices en el ahora.

El reconocimiento desnudo consiste en reconocer el hábito mental negativo cada vez que surge. No se trata de combatirlo, sino solamente reconocerlo. De esta forma, su energía va perdiendo el poder de sustraernos del presente y causarnos infelicidad y frustración.

“Querida energía del hábito, aquí estás otra vez”…

“Querida energía del hábito, ¡te veo!

Thich Nhat Hanh 


El reconocimiento desnudo

El reconocimiento desnudoEl reconocimiento desnudo se trata de reconocer la energía de nuestros hábitos negativos cuando se manifiestan.

Reconocer es percibir sin juzgar y es aceptación. Pero esta aceptación no significa resignación. Es adquirir una mayor consciencia para comprender.

En la práctica de la atención plena, nos encontramos que nuestra mente vuelve una y otra vez a centrarse en los recuerdos o a proyectarse al futuro. Este es un hábito que reconocemos permanentemente y que debemos observar y aceptar.

Otro de los hábitos con los cuales nos encontramos es el de postergar nuestra felicidad.

Creemos que hasta que no logremos nuestras metas no nos será posible disfrutar completamente de la vida. Y reconocer ese hábito, así como reconocer las demás formaciones mentales negativas ayuda a quitarles su poder.

De la misma forma, podemos reconocer cada uno de nuestros hábitos mentales negativos. No nos aferramos al hábito, pero tampoco tratamos de liberarnos de él, simplemente lo reconocemos.


Transformando el hábito mental negativo

Habitos mentalesEsta práctica de atención plena consiste en estar atentos e identificar el hábito mental negativo cada vez que surge, transformándolo en el hábito mental positivo del reconocimiento.

¿Cómo lo hacemos?

En cualquier momento del día en que nos crucemos con un hábito mental negativo, lo reconocemos, inspiramos y traemos nuestra consciencia al momento presente centrando nuestra atención en la respiración.

Respiramos conscientemente, aceptamos que esa energía negativa nos ha apartado de nuestra esencia otra vez y sonreímos a la energía del hábito:

¡Te veo!

  • Al reconocer que estamos realizando una acción automática.
  • Cuando elegimos un alimento que sabemos nos hace mal.
  • Al momento de plantearnos una excusa que nos aleje de nuestro objetivo (hacer ejercicio, salir a caminar, estudiar).
  • Cuando prejuzgamos o juzgamos sin argumentos.
  • Al sentirnos frustrados por no tener tal o cual cosa.
  • Al momento de quejarnos por ocio, sin valorar lo que tenemos.
  • Al sentirnos frustrados por no alcanzar tal o cual objetivo.
  • En el momento de sentir angustia por no aceptar las cosas como son.
  • Cuando creemos que solo lograr nuestras metas nos hará ser felices.
  • Al alimentar emociones negativas que sabemos no nos benefician.
  • En el momento de repetir guiones mentales negativos como un escape emocional.
  • Siempre que busquemos culpables, sin incluirnos en la ecuación…

Mediante el reconocimiento desnudo aprendemos a reconocer las energías negativas, y esto se va transformando en otro hábito, pero un hábito positivo que nos va a permitir lograr un sentido de contemplación profundo.

Este nuevo hábito nos permite controlar nuestra mente en beneficio nuestro y también en beneficio de los demás.

En ocasiones, la contemplación de nuestros hábitos mentales nos permite reirnos de nosotros mismos. Y esto no es una burla, sino el reconocimiento de que nuestra mente puede ser a veces una buena actriz de drama y a veces buena comediante, dándonos un buen show a nosotros mismos.

“La vida no es tan seria como la mente hace que parezca”

Eckhart Tolle

Atencion plena

∼Gracias por estar aquí ahora.∼

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: