Atención plena en el trabajo: Positivismo, armonía, liderazgo centrado

La atención plena en el trabajo significa mantener la atención consciente en nuestra respiración y en las actividades que estamos haciendo, observar sin juicio nuestras respuestas a las situaciones estresantes para mantener la calma y también ayudar a generar un ambiente de armonía.

Un entorno armonioso puede hacer el trabajo más agradable, más placentero y más productivo. Por eso nos relajamos, volvemos a la respiración consciente, sonreímos a nuestros compañeros o a nuestros clientes.

Meditacion en el trabajo

Las prácticas de atención plena ayudan a encontrar en nosotros mismos la capacidad de crear, de prosperar y de liderar.

Tanto es así que las empresas de vanguardia, como Google, están formando a sus empleados en prácticas de meditación. Una muestra de ello es el programa Search Inside Yourself (SIY) de Chade-Meng Tan, que utiliza la atención plena en el trabajo para entrenar habilidades de inteligencia emocional, mentalidad positiva y liderazgo centrado.

La atención plena en el trabajo

La meditacion en el trabajoLa práctica de la atención plena nos brinda las herramientas para llevar la mente a un refugio en situaciones de estrés en el trabajo.

Esta capacidad de mantener la atención en nuestra respiración y en las tareas que estamos desarrollando es la base de la inteligencia emocional.

Se trata de mejorar el conocimiento de nosotros mismos para dominar las emociones y crear hábitos mentales que generen armonía en el entorno laboral.

Es posible meditar en el trabajo, realizando pequeños ejercicios en las horas libres o en los momentos en los que necesitamos relajarnos o despejar la mente.

Pero también es posible mantener una actitud adecuada en todo momento, la que nos va a permitir mantenernos serenos y felices, para disfrutar de nuestras tareas y colaborar a generar ese ambiente de armonía que promueve las buenas relaciones y la productividad.

Foto de Kyle Sterk en Unsplash


Acepta el estrés

Acepta el estrésCada vez que nos sentimos estresados, comenzamos a pensar de forma negativa. Imaginamos lo peor, nos culpamos, culpamos a los demás, nos sentimos frustrados.

Y nuestra mente tiende a aceptar estos pensamientos como realidades absolutas, generando más nerviosismo y más estrés.

Esta negativividad de nuestros pensamientos es una reacción emocional común a una situación de estrés.

Por eso, el primer paso para aplicar la atención plena en el el trabajo es aceptar cómo nos sentimos.

Observamos y aceptamos que nos sentimos estresados. Esto no significa darle la bienvenida al desequilibrio, sino dar el primer paso para solucionarlo.


Tómate un respiro

Tómate un respiroLa forma de poner en práctica la atención plena en el trabajo es tomarnos periódicamente un respiro y llevar nuestra consciencia a la respiración, para aclarar los pensamientos, mejorar el enfoque y volver a nuestras tareas con nuevas energías.

Entonces, periódicamente, llevamos nuestra atención a la respiración y luego hacia nuestro cuerpo respirando. Si vuelven a la mente los problemas causantes de nuestro estrés, observamos, aceptamos, y volvemos la atención a la respiración.

Resulta muy útil establecer hábitos de meditación en el trabajo, por ejemplo, tomarnos unos minutos para meditar antes de comenzar con las tareas del día.

Cerramos los ojos, nos sentamos derechos, nos relajamos y mantenemos la atención en la respiración: inhalo, exhalo, inhalo, exhalo. Cuando nuestra mente se distrae, volvemos a centrar la atención en la respiración, sin reproches, sin juicios, simplemente disfrutando el momento.

Tomemos este tiempo como un momento solo nuestro, para comenzar el día de trabajo más relajados.


Sintoniza con las distracciones

Sintoniza con las distraccionesEn los entornos de trabajo, los ruidos y el movimiento son distracciones que nos impiden concentrarnos. Pero intentar no oír y no ver esas distracciones nos genera más estrés.

Prestar atención a las distracciones es una buena forma de evitar que influyan en nosotros de forma negativa. La observación es, una vez más, la clave para quitarles su poder.

Entonces, para practicar la atención plena en el trabajo, observamos los sonidos, el movimiento y las distracciones de nuestro entorno y también observamos el efecto que tienen en nuestro cuerpo.

¿Sentimos tenso el cuello, los hombros, notamos tenso el estómago? El simple hecho de observar los efectos del estrés es la forma de comenzar a eliminarlo.


Genera armonía con las personas

Genera armonía con las personasUn entorno de trabajo armonioso es uno de los tesoros más preciados. Podemos haber logrado armonía en nuestro hogar, pero si no hay armonía en el sitio en donde pasamos buena parte de nuestra vida, el desequilibrio influirá en nuestro estado mental y en nuestra salud.

Una práctica meditativa de atención plena en el trabajo consiste en respirar, traer la consciencia a nuestra respiración, volver al equilibrio y mirar a las personas deseando sinceramente que sean felices.

Entonces respiramos, traemos la consciencia al momento presente, miramos a nuestros compañeros de trabajo, a nuestro jefe o a los clientes y les sonreímos, deseando sinceramente que su vidas sean plenamente felices.


Observa tus patrones de respuestas

Observa tus patrones de respuestasCuando creemos que las cosas deberían ser de cierta manera y no son de esa forma, sufrimos. Y esto incluye las reglas del trabajo, el comportamiento de las personas que nos rodean, los resultados del trabajo mismo, etc.

Cuando nos sintamos molestos, lo que debemos observar es si nuestro sufrimiento es debido a nuestros patrones mentales. Debemos reconocer esa carga negativa que surge y tomar la decisión de tomar el control, manteniendo una consciencia sin juicio mediante la atención plena.

La atención plena interrumpe las respuestas condicionadas que no nos permiten explorar nuevas vías de pensamiento. Y cuando logramos alcanzar esa nueva perspectiva, se debilitan las garras de nuestro condicionamiento.

“Aquí viene ese cliente (jefe, compañero de trabajo) que tanto me irrita. Seguramente se va a quejar nuevamente. ¿Cómo puedo escucharlo sin juicio, e interactuar con él como si lo estuviera oyendo por primera vez?”

Ocúpate del momento presente, borra tus juicios y preconceptos y quizás, encuentres que puedes comprender mejor a esa persona, entender cuál es la causa de su sufrimiento, y ayudarlo.

Quizás te sorprenda ver cómo mejora el relacionamiento y cómo ayuda esto a esa persona, al entorno laboral y a ti mismo.


Hazte tiempo para desconectarte

Hazte tiempo para desconectarteLa tecnología es hoy necesaria en el entorno laboral, pero es necesario encontrar un tiempo para desconectarse.

Estar todo el día conectados a la tecnología reduce el tiempo que tenemos para evaluar la información y nos impulsa a actuar de forma automática. La meditación en el trabajo no implica desentenderse de la tecnología, sino mantener un equilibrio saludable.

Todas las empresas que se preocupan por el bienestar de sus empleados tienen espacios de desintoxicación digital, con el fin de reducir el estrés, mejorar la calidad de vida, la toma de decisiones, aumentar la creatividad y la productividad.

Entonces, cada vez que podamos hacerlo, tomémonos un tiempo para desconectarnos.

Una buena forma es desenchufar el teléfono móvil cuando vamos a almorzar, tomarnos el fin de semana desconectados de internet o salir de la ciudad con la familia para un descanso total que nos ayude a volver al trabajo el lunes con un nuevo enfoque.


Atencion plena

∼Gracias por estar aquí ahora.∼

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: