Desconecta el piloto automático: La atención plena en la vida cotidiana

La atencion plena en la vida cotidiana

“Cada bol que lavas atentamente, te acerca más a la estabilidad”, escribe Thich Nhat Hanh. Y eso es quizás difícil de lograr para quien le desagrade hacer el aseo, pero tenga que hacerlo.

Entonces inspira, trae tu conciencia al ahora, y quizás te sorprendas lavando amorosamente el bol, como si fuera lo más importante en el mundo, y disfrutando intensamente el momento.

El cultivo de la atención plena se puede ejercitar en cualquier instante del día, lavando, regando las plantas, paseando, dibujando, haciendo música, incluso en el trabajo, y en los momentos con la pareja, la familia o los amigos.

Si meditamos regularmente, hacemos una práctica formal de atención plena. Pero si podemos estar presentes durante esos minutos, también podemos impregnar de consciencia todos los actos de nuestra vida.

Esto es la práctica informal, la que puedes practicar en cualquier momento del día, incluso en este mismo instante.

Porque cualquier momento nos brinda la oportunidad de vivir de forma más consciente.


La atención plena en la vida cotidiana

Observa cómo realizas las tareas diarias ¿Las haces de forma automática?

La próxima vez que laves, te bañes, hagas la fila del supermercado o te encuentres realizando una tarea en modo automático, recuerda el bol.

Inspira, trae tu conciencia al ahora, centra tu atención en lo que haces, como si fuera lo más importante en el mundo y disfruta intensamente el momento.

Centra tu atención en tus sentidos físicos y en la tarea que estás realizando. Puedes intentar verte a ti mismo como un espectador que presencia tus pensamientos y emociones sin involucrarse en ellos.


Al lavar

Lavar

⇒ Siente en tus manos el agua tibia o la frescura del agua.

⇒ Observa el objeto que estás lavando.

⇒ Tómate el tiempo para dejarlo completamente limpio.

⇒ Sé consciente del trabajo que estás haciendo y de su importancia.

⇒ Sé consciente de tu entorno sin dejarte llevar por él.

⇒ Siéntete satisfecho y feliz por tu trabajo.


En la ducha

En la ducha

⇒ Sé consciente de los preparativos antes de darte un baño.

⇒ Observa lo bien que te sientes al sentir el agua sobre la piel.

⇒ Centra tu atención en las sensaciones de tu cuerpo.

⇒ Sé consciente de los pensamientos que surgen sin quedar atrapado en ellos.

⇒ Sé consciente de lo que usas en el baño, como los productos y la cantidad de agua.


Al cepillarte los dientes

Cepillarse los dientes

⇒ Sé consciente del sabor y de la textura de la pasta de dientes.

⇒ Observa la sensación de tus pies en el suelo del baño.

⇒ Mantente atento a la forma en que su brazo se mueve.

⇒ Sé consciente de las sensaciones en tu boca y de la frescura de tus dientes limpios.


Haciendo cola

Haciendo cola

⇒ Observa cómo varía tu estado de ánimo cuando notas que tienes que hacer una larga cola para esperar a que te atiendan.

⇒ Sé consciente de dónde se encuentran las tensiones de tu cuerpo mientras parado.

⇒ Sé consciente de cómo te paras, de cómo respiras, de los objetos en los cuales prestas atención.

⇒ Observa cómo interactúas con las personas a tu alrededor.

 

 

De pronto descubrirás

todas las experiencias que te estabas perdiendo

hasta el momento en que decidiste inspirar, exhalar

y traer tu consciencia a este instante.

Atencion plena

∼Gracias por estar aquí ahora.∼

Te puede interesar:

Meditación guiada para principiantes en 5 etapas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: