La meditación caminando: Vipassana a pie

Meditacion caminando

La meditación caminando se trata simplemente de estar presente en cada paso, sin preocuparnos por llegar a ninguna parte.

Resulta de gran ayuda, para todos quienes vamos por la vida caminando muy rápido para llegar a tiempo, sin saber a tiempo para qué, caminar ejercitando el llegar, sintiendo a cada paso que ya hemos llegado a la meta del momento presente.

Si podemos dar un paseo atento de tan solo unos minutos por día conectándonos con la naturaleza o con el entorno de la ciudad descubriremos una experiencia nueva, incluso en los mismos sitios en donde ya hayamos estado muchas veces.

De eso se trata el paseo meditativo. Y una de las formas de ponerlo en práctica es con las indicaciones de Khammai Dhammasami, un erudito monje budista que nos enseña la meditación en el modo caminando.

También puedes comenzar con la meditación Vipassana en la postura sentada.


La meditación caminando

Una caminata matutina, de pie al trabajo, o un paseo corto, en cualquier momento del día es un buen momento para meditar.

La meditación caminando es muy similar a la meditación sentada que hemos visto en la meditación guiada en 5 etapas, en la forma en que se observan los pensamientos.

En la meditación sentada, centramos la atención en la respiración o en otro objeto primario. En la meditación caminando, centramos la atención en los pies.

Siempre debemos tratar de mantener atención plena sobre el movimiento de los pies, pero sin juzgar nuestra atención y no criticándonos por las distracciones, que inevitablemente surgirán, sino que volveremos a empezar, con una actitud positiva, compasiva y disfrutando del paseo.


Meditación caminando, paso a paso

La meditacion caminando

Objeto de atención: los pies

En la práctica de la atención consciente, solemos centrar nuestra atención en la respiración como forma de mantener nuestra consciencia en el ahora.

En la meditación caminando, centramos la atención en nuestros pies.

Entonces, al caminar, recuerda centrar tu atención en los pies.

Repasa mentalmente “levantar” al elevar el pie del suelo y “colocar” al pisar.

No mires tus pies.


Postura: Mirar hacia adelante y abajo

Mirar a lo lejos y a las personas distrae nuestra atención, por lo cual la mirada debe ser hacia adelante y hacia abajo, a unos 3 metros.

Khammai Dhammasami aconseja no balancear las manos. Pueden estar cruzadas sobre el pecho, o entrelazadas al frente o a la espalda. Si te resulta incómodo, puedes poner tus manos en los bolsillos.

La postura correcta es la que te haga sentir más cómodo.


Ritmo: más despacio que lo habitual

El ritmo para la meditación caminando debe ser más lento que lo habitual. Sin embargo, cada cual debe encontrar su propio ritmo.

Lo importante es el paseo atento y no si vas más lento o más rápido.


Levantar, adelante, colocar

Paseo meditativoCaminamos repasando mentalmente: levantar, colocar, levantar, colocar, en cada movimiento de los pies.

Una vez estemos listos, podemos incorporar otro objeto de atención, la intención.

Se trata de hacer lo mismo, pero esta vez, antes de levantar los pies, tenemos en cuenta la intención de hacerlo, repasando mentalmente: intención, intención, intención, luego levantar y colocar.

Más adelante, incorporamos, “adelante”: Levantar, adelante, colocar.

Tomamos nota mental de otras intenciones, como detenerse. Nos detenemos tomando nota: parar, parar. Nos giramos tomando nota de girar, girar, y así con todas las intenciones que surjan, volviendo la atención hacia el movimiento de los pies.


Las distracciones

Son muchas las distracciones que tendremos al comenzar a practicar la meditación caminando. Lo importante es anotar mentalmente la distracción y volver a empezar.

Cuando eso sucede, anotamos mentalmente: pensar, pensar, pensar y luego volvemos a caminar meditando: levantar, adelante, colocar.

Si durante la caminata nuestra atención se concentra en un sonido, paramos y anotamos: oír, oír, oír, lo mismo con cualquier otra distracción.

Dar un paseo meditando

Un paseo meditativo en compañía…

En su libro “La meditación mindfulness fácil”, Phra Dr. Khammai Dhammasami nos explica las ventajas de la meditación caminando y nos muestra una de las formas de poner en práctica el paseo meditativo.

Según este autor, la meditación caminando, al realizarse con los ojos abiertos, nos ayuda a ejercitar una forma de meditación que se puede aplicar en la vida diaria más fácilmente, en el trabajo, en casa, o en cualquier lugar en donde nos encontremos.


¿Te gusta caminar?

También puedes hacer el ejercicio de respiración caminando “Aliento a pie”.

Atencion plena

∼Gracias por estar aquí ahora.∼

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: