Meditación centrada en objetos: Aquieta la mente, enfoca la atención

La meditación con objetos

La meditación centrada en objetos es un tipo de meditación visual que involucra un elemento físico externo, como una vela, una flor, una roca. Esta es una meditación ideal para principiantes, pues nos enseña cómo enfocar la atención sin discursos de la mente y sin juicios.

La meditación no es “hacer” y por lo tanto, no debería haber nada en lo que enfocarse, pero encontrar ese vacío es muy difícil y por ello la meditación con objetos es una buena práctica para empezar.

Una vez que logramos enfocar la mente en un objeto (externo o la propia respiración), es más fácil dejar que se libere de sus pensamientos, para dejar de “hacer” y solamente ser.

Meditación guiada con objetos

 

  • Elige un objeto. Puede ser una flor, la hoja de un árbol, la llama de una vela, un objeto de arte o algo que quieras observar.
  • Siéntate cómodamente en el suelo o en una silla, con la espalda derecha y el cuerpo relajado.
  • Haz un ejercicio de respiración consciente o simplemente cuenta tu respiración manteniendo la atención en ella.
  • Enfoca tu atención en el objeto. Este debe ser lo suficientemente pequeño como para que te permita observarlo sin mover la cabeza y lo suficientemente grande como para que puedas observarlo en detalle.
  • Cuando mires el objeto, busca un equilibrio entre enfocar la vista en él y suavizar la mirada para no centrarte en ningún detalle en específico.
  • Observa el objeto tal cual es, sin interpretarlo. No tejas historias con tu mente sobre él, no vayas al pasado o al futuro con la mente, mantente aquí y ahora.

Por ejemplo, observa qué áspera o lisa es su superficie, pero no uses palabras mentales para describir sus características.

Mira cómo la luz cae sobre el objeto, explora sus cualidades, pero no pongas etiquetas a lo que ves.

  • Mantén la atención en el objeto unos minutos. Cada vez que pierdas la atención, vuelve a centrar tu atención en el objeto.

Beneficios de la meditación con objetos

Durante la meditación podemos centrar la atención en objetos internos o externos.

¿Por qué utilizar objetos?

Beneficios de la meditación con objetosEstos objetos son la forma de detener el curso de una mente que salta de una historia a otra.

Pero dado que estamos condicionados a concentrarnos en las tareas que debemos hacer, darle a la mente algo en lo que ocuparse la ayuda a enfocarse.

Es decir, el objeto es un medio para que nuestra mente se aquiete, no debemos buscar un fin, sino la finalidad misma de la meditación.

No es un intento de encontrar una idea creativa, una solución a los problemas, ni llegar a obtener “la iluminación”.

Meditamos porque nos hace sentir bien.

En la meditación con objetos, el objeto es irrelevante. Solo es importante que le dediquemos la atención apropiada.

Pero es mejor elegir objetos que no nos generen ninguna respuesta emocional, como una fotografía, y sí hacerlo con objetos que nos llenen de energía, como un objeto natural.

Si decides elegir un objeto natural, puedes hacer el ejercicio de reconexión con la naturaleza, una sencilla meditación paso a paso centrada en objetos.

Atencion plena

~Gracias por estar aquí ahora.~

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: