Meditación de amor para transformar el sufrimiento

Meditacion de amor

Maitri es una de las cualidades del amor verdadero. Es la intención y la capacidad de brindar alegría y felicidad. Es ofrecer lo que el otro necesita. Para desarrollar maitri, debemos relacionarnos con atención plena. Solo de esa forma podremos comprender la situación de nuestro prójimo, evitar generarle infelicidad y brindarle amor sincero, bienestar y alegría.

El término en sánscrito “maitri” deriva de la palabra “mitra” (amigo). Pues el significado del amor no es la unión física de los amantes, sino la amistad verdadera.

Con la meditación de amor, desarrollamos, para nosotros mismos y para los demás, el amor bondadoso y también la intención y la capacidad de transformar el sufrimiento en alegría.


Brahmaviharas: Las cuatro cualidades del amor verdadero

Thich Nhat Hanh nos habla de las cuatro cualidades del amor verdadero (brahmaviharas). Estos cuatro elementos son llamados “inconmensurables”, porque si los practicamos con atención plena crecen, nos hacen felices a nosotros, a las personas a nuestro alrededor y a nuestro entorno.

Las cuatro cualidades del amor verdadero

  • Maitri, la bondad amorosa. La intención y la capacidad de brindar alegría y felicidad.
  • Karuna, la intención y capacidad de aliviar y transformar el sufrimiento y las penas propias y ajenas. A falta de un mejor término, lo llamamos “compasión”, pero es una compasión activa.
  • Mudita, la alegría altruista. La alegría sincera por el bienestar ajeno y también por nuestro propio bienestar.
  • Upeksha, el desapego. Es el amor que preserva la libertad, la capacidad de comprender al otro y el amor sin juicios ni discriminación.

En el regado selectivo, hemos visto que todos tenemos una diversidad de semillas en nuestro interior. Y depende de nosotros regar las que nos hacen felices.


Maitri y Karuna

Para desarrollar maitri y karuna, elegimos regar las semillas del amor y de la compasión.

Con esta meditación de amor regamos las semillas del amor que tenemos dentro de nosotros y lo hacemos mediante la atención plena. Pues solo estando presentes y atentos a las personas que amamos podemos comprenderlas. Debemos mirar profundamente y comprender las necesidades del otro, pero también su sufrimiento.

Según el Dalai Lama, el amor bondadoso es un estado mental que aspira a que todos los seres sensibles disfruten de felicidad y la compasión es el deseo de que todos los seres sensibles se vean libres de sufrimiento.


Meditación de amor bondadoso y compasión

La meditación de amor y compasión nos ayuda a desarrollar cualidades que nos son necesarias para hacer frente a las situaciones conflictivas.

El amor bondadoso nos brinda calidez, sosiego, ternura, cuidado hacia nosotros y hacia los demás. Buscamos ofrecer amor a todos los seres. En la práctica de la meditación de la compasión expresamos el deseo de que ningún ser viviente sufra.

Meditacion de amor bondadoso y compasion

∼Posición

Siéntate cómodamente, con las piernas cruzadas o en una silla, con los pies sobre el suelo y la espalda recta. Siéntete cómodo y relajado.

Respira profundamente y llévate una o las dos manos hacia el corazón. Mientras haces esto, recuerda ser amable contigo mismo.


∼Relajación

Respira profundamente y acompasa tu respiración de forma que te sientas cómodo, sin forzarla. Lleva tu atención a tu inhalación y exhalación.

Observa la tensión de tu cuello, de tu espalda, de tus brazos, de tu mandíbula, de tus pies. Explora dónde se aloja tu estrés, piensa si retienes alguna emoción con la cual no te sientas cómodo y relaja esos lugares donde se aloja la tensión en tu cuerpo.


∼Meditación de amor y compasión

Esta parte de la meditación comienza dirigiendo amor hacia uno mismo, continúa dirigiendo el amor hacia una persona querida, luego dirigiendo el amor hacia una persona neutra, a continuación hacia una persona de trato difícil y por último, hacia todos los seres sensibles, sin ninguna distinción.

Para ello, comienza diciéndote a ti mismo: “Ojalá esté a salvo, ojalá sea pacífico, ojalá sea amable conmigo mismo, ojalá me acepte como soy, ojalá me libre del sufrimiento”.

Luego vuelve tu atención a la respiración sintiendo el amor que fluye de tu corazón y el deseo de verte libre de sufrimiento.

Repite esto para todos los demás. Hazlo con una persona querida (tu hijo, tu pareja, un familiar, un amigo), una persona que te sea indiferente (un vecino, el dependiente de la tienda, una persona famosa) y luego con una persona que te genere emociones negativas.

En este momento, si sientes que no puedes hacerlo, vuelve a la respiración. Descansa tranquilamente en tu cuerpo, relájate, siente la energía del amor que hay en tu corazón, comprende, perdona y vuelve a empezar.

Por último, dirige tu meditación de amor y compasión hacia todos los seres del mundo.

Deja que ese sentimiento fluya de forma natural, sintiendo cómo vuelve hacia ti transformado en una cualidad poderosa: la capacidad de transformar el odio en amor y el sufrimiento en felicidad.


“Todos necesitamos amor. El amor nos trae alegría y bienestar. Es tan natural como el aire. Somos amados por el aire; necesitamos aire fresco para ser felices y estar bien. Somos amados por los árboles. Necesitamos árboles para estar saludables. Para ser amado, tenemos que amar, lo que significa que tenemos que entender. Para que nuestro amor continúe, debemos tomar la acción o no acción adecuada para proteger el aire, los árboles y nuestro ser amado”.

Thich Nhat Hanh

Atencion plena

∼Gracias por estar aquí ahora.∼

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: