Meditación sencilla de calma y meditación con piedritas

Meditacion sencilla de calma

Una simple meditación para la serenidad es un recurso maravilloso para poner en práctica en cualquier momento del día cuando nos sintamos tensos, enojados o descentrados.

Esta meditación sencilla de calma y tranquilidad fue enseñada por Buddha en el Sutra Ânâpânasati Sutra, el “Sutra de la respiración consciente”. También forma parte de la meditación de los 6 guijarros de Thich Nhat Hahn.

Te puede gustar: Meditación guiada para principiantes.


Meditación sencilla de calma, tranquilidad

Busca un lugar tranquilo para hacer esta meditación sencilla de respiración consciente. Podemos sentarnos en el suelo, con las piernas cruzadas, o en una silla con la espalda recta.

Respiramos y centramos nuestra atención en la respiración por unas cuantas inhalaciones. Luego, al inhalar, decimos ”calma” y al exhalar decimos “tranquilidad”.

No tenemos que pronunciar las palabras, simplemente sentimos que inhalando tenemos calma, y al exhalar, sentimos tranquilidad.

“Inhalando, calmo las formaciones mentales en mí. Exhalando, dejo ir”. Dejo ir mi ira. Calmo mi ira, calmo mis preocupaciones, calmo mis celos. Y dejo ir mi ira, dejo ir mis celos.  

Thich Nhat Hahn

Una vez que empezamos con esta meditación de serenidad podemos agregar piedritas, cada una de las cuales representa una línea del gatha “Momento presente, momento maravilloso”.


Práctica avanzada: La meditación de los 6 guijarros

Meditacion de los 6 guijarrosPara esta meditación tomamos 6 guijarros o piedritas y las colocamos del lado izquierdo de nuestro cuerpo. Luego comenzamos a recitar el gatha:

Adentro, afuera.

Profundo, lento.

Calma, tranquilidad.

Sonríe, relaja.

Momento presente,

Momento maravilloso.

En cada línea, tomamos una de las piedritas con dos dedos, la observamos y colocamos en la palma izquierda. Así comenzamos con la primera línea: Adentro, afuera.

Adentro, afuera. Sintiendo la respiración en la inhalación y la exhalación…

Luego dejamos la piedrita a la derecha, tomamos otra piedrita del montón, la colocamos sobre la palma de la mano izquierda, la observamos y continuamos con la segunda línea: Profundo, lento.

Profundo, lento. Haciendo más profunda y serena la respiración…

Luego de hacer 4 o 5 veces profundo, lento, dejamos la piedrita a la derecha, tomamos otra del montón, la colocamos suavemente en la palma de la mano izquierda, la miramos y comenzamos con la tercera línea del gatha:

Calma, tranquilidad. Observamos la respiración. Inhalando siento calma, exhalando tomo todo con tranquilidad…

Así lo hacemos unas cuantas veces y dejamos la piedrita a la derecha. Tomamos entonces la quinta piedrita, la colocamos en la palma de la mano, la observamos y comenzamos la quinta línea: Sonríe, relaja.

Sonríe, relaja. Inhalando sonreímos, exhalando relajamos…

Practicamos sonríe, relaja unos momentos y luego tomamos la última piedra para la última línea del gatha:

Momento presente, momento maravilloso. Cuando inhalamos, sentimos que estamos vivos, cuando exhalamos sentimos la felicidad de estar vivos aquí y ahora…

 

Tienen una cita con la vida. No deberían perder esa cita. La vida es lo más precioso.

Deben conocerla, deben estar con ella. Y ustedes saben algo, la vida solo

está disponible en el aquí y el ahora, en el momento presente. Así que no

pierdan su cita con la vida. No pierdan el momento presente. Esta es la razón

por la cual la quinta práctica (quinto guijarro) es maravillosa.

Thich Nhat Hanh

Atencion plena

~Gracias por estar aquí ahora.~


Fuente: La meditación de los 6 guijarros- Thich Nhat Hanh en “Cómo lograr el milagro de vivir despierto”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: