Qué es atención plena: La consciencia de este instante

Que es atencion plena

Mindfulness (atención plena) significa mantener una consciencia plena del momento presente, sin más intención que vivir cada instante de nuestra vida de forma más libre, plena y hermosa.

Permanecer atento a la experiencia del ahora, de forma deliberada, sin empeñarnos en que este momento sea diferente, permite desarrollar una perspectiva más sabia, curativa y liberadora, mejorando nuestra relación con nosotros mismos, con los demás y con el mundo.

La atención o consciencia plena nos ayuda a reconocer la fugacidad de nuestros pensamientos y nos permite vislumbrar que no son éstos los que deben establecer nuestra respuesta ante la vida.

Atención plena significa descansar en el instante presente sin emitir juicio alguno. Sin emitir juicio a los pensamientos, sin juzgar la atención, simplemente aceptando el momento tal cual es.

¿Qué es atención plena? (Mindfulness)

Que es atencion plena


El verdadero reto de la atención plena radica en aprender a impregnar de consciencia cada instante, ya sea bueno o malo, estableciendo una relación de cuidado y amor con lo que es, con lo que ha sido y con lo que será.

La Atención plena (mindfulness) tiene sus raíces en la meditación budista, pero se ha integrado a la medicina y psicología occidental por medio del trabajo de Jon Kabat-Zinn, el creador del programa de reducción del estrés llamado Mindfulnes-Based Stress Reduction (MBSR).

Jon Kabat-Zinn

Jon Kabat-Zinn

Jon Kabat-Zinn señala que pesar de que la atención plena puede cultivarse a través de la meditación, no es ésa la única manera.

“No se trata de mantener una posición de loto o fingir que eres una estatua del museo británico”, afirma.

“Se trata de vivir tu vida como si realmente importara, momento a momento.”

El REBAP (Reducción del Estrés Basado en Atención Plena) o MBSR (Mindfulness Based Stress Reduction) es un programa creado por Jon Kabat-Zinn en el Centro Medico de la Universidad de Massachusetts, en Estados Unidos en el año 1979.

Este programa hace énfasis en la forma en que puedes detener y ver tu actuación antes de realizar cualquier acción; de esta manera es que aprendes a tener un comportamiento que pueda adaptarse a las dificultades y resolver cualquier acontecimiento con determinación y naturalidad.

El programa MBRS tiene la finalidad de formar un método mucho menos invasivo de estimular la mejora de los pacientes que tienen enfermedades con dolores crónicos, desórdenes alimenticios, depresión, estrés.

Desarrolla la inmunidad, estimula las funciones del sistema inmunológico del organismo y previene diversas enfermedades relacionadas con estrés, angustia y depresión.


Thich Nhat Hanh

Thich Nhat Hanh

Thich Nhat Hanh es un monje budista activista por la paz, refugiado político en Francia desde 1972 a causa de su combate pacífico durante la guerra de Vietnam y nominado para el Premio Nobel de la paz.

Este maestro zen cree que la meditación budista es una buena forma de aumentar la consciencia y despertar a la atención plena, ayudando a curar nuestras heridas, aprender a relacionarnos mejor con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea.

No obstante, sin importar el objeto en el que centremos la atención primaria, ya sea la respiración o la belleza circundante -los sonidos, aromas, o incluso la conciencia plena hacia todo lo que es- debemos tener en cuenta que el valor de la experiencia no es la atención hacia el objeto en sí, sino la calidad de la relación que existe entre nosotros y el objeto percibido, es decir, la consciencia.


Una práctica de atención intencional

La atención plena implica una motivación constante por volver al momento presente, evitando lo que interior o exteriormente nos desvía de nuestro objetivo.

Esta motivación debe ser disciplinada, también benévola y amorosa.

Disciplinada de una forma que nos permita, cada vez de forma más sencilla, llevar la claridad de consciencia a todo lo que ocurra en nuestra vida, por más que nuestra mente o los sucesos exteriores nos impulsen en sentido contrario.

Amorosa, basada en el principio budista de no- violencia, sin reprendernos por haber sido arrastrados por nuestros pensamientos o por no lograr un estado que creemos ideal. No hay un estado “ideal” en la práctica de mindfulness, sino volver una y otra vez a la atención plena, sin juicios.

Centrarnos en nuestra respiración es una forma muy adecuada para volver al momento presente, pues sólo en el instante presente respiramos; cuando el último aliento se aleja ya estamos presentes en el que se inicia, y podemos tener plena conciencia de este instante.

Pero no es el objeto de atención lo importante, sino la atención misma.

Qué es atención plena

Conviene recordar que, tanto para el principiante como para el que ha avanzado en la práctica de la atención plena o mindfulness, los momentos en los que los pensamientos y las emociones que generan vuelven a ocupar la consciencia alejándonos del momento presente son numerosos, pero sobre todo instructivos.

Como hemos señalado debemos darle una bienvenida amorosa, amable e incondicional, pero manteniendo con ellos una relación más sabia, apreciando su carácter fugaz e imperdurable.

Cada vez que vague nuestra consciencia en eventos futuros, forzándonos a crear historias sobre lo que será, podremos volver al momento presente enfocando nuestra atención plena en la respiración y recitando el Sutra del corazón:

“Ningún lugar donde ir, nada que hacer, nada que obtener”

 


Fundamentos de la atención plena

Según Jon Kabat-Zinn, la práctica del Mindfulness conlleva 7 actitudes o fundamentos actitudinales:

No juicio

No juicio

Al comenzar la práctica de la atención plena, siempre aparece el juicio, pero no debemos juzgar ni intentar cambiarlo, sino simplemente reconocerlo.

Al prestar atención a lo que sucede en nuestra mente, descubrimos que de una forma u otra, todo lo vemos en base a las opiniones inconscientes que tenemos.

Cuando percibimos ese juicio que hacemos sobre lo que es, aflora el discernimiento verdadero. Lo importante es ser consciente del juicio, pero no intentar cambiarlo.

El no-juicio surge de la capacidad de observar cómo nuestra mente juzga todas las cosas. Observamos, reconocemos y soltamos, sin juzgar.

¿Por qué juzgamos? ¿es posible no juzgar?

Paciencia

PacienciaTodos nos impacientamos con mucha facilidad y siempre estamos intentando llegando de llegar a otro lugar, lo cual nos impide estar donde estamos y disfrutar del momento presente.

La paciencia es esencial en la práctica del mindfulness, se trata de estar “ahora”, fuera del tiempo.

Esta actitud, contrariamente a lo que se podría suponer, nos da más tiempo. Cuanto más atentos vivimos, más momentos tendremos para vivir conscientes hasta nuestra muerte, lo cual es mucho tiempo.

Practicar el aquí y ahora nos ayuda a desarrollar la paciencia.

Se trata de no apresurarse, de mantener una actitud compasiva hacia nuestra mente errante y adoptar una actitud benevolente con lo que es. “Nada que hacer, nada que obtener, ningún lugar donde ir”.

Mente de principiante

Mente de principianteMantener la mente de principiante es reconocer nuestra propia ignorancia, teniendo en cuenta que ésta es una forma de redescubrir el mundo a cada instante.

“El auténtico viaje de descubrimiento no consiste tanto en buscar paisajes nuevos sino en contemplar los viejos con ojos nuevos”

Jon Kabat-Zinn

Por lo general, saber la teoría sobre qué es mindfulness nos hace creer que sabemos qué es la meditación y así, perdemos la mente de principiante. Es bueno recordar siempre lo poco que sabemos, e intentar mantener la mente descubridora.

Se trata de estar abierto para no perdernos ante lo que sabemos, todo lo que ignoramos.

Jon Kabat-Zinn nos cuenta el ejemplo de los maestros y maestras de muchas tradiciones que suelen decir: “Yo no sé gran cosa”. Esto no es falsa modestia, sino mente de principiante.

Confianza

ConfianzaLa confianza nace de la capacidad de vislumbrar la verdadera esencia de las cosas. De saber si realmente podemos confiar en los pensamientos, en los sentidos y en las apariencias.

¿En qué podemos confiar?

¿Podemos confiar en lo que sabemos? ¿en lo que pensamos? ¿en nuestros sentidos, en nuestras opiniones, en las apariencias?

Por lo general, todas estas cosas que consideramos con certeza confiables, pueden ser creencias erróneas y pueden ser malinterpretaciones que nos impidan vislumbrar otras posibilidades.

Se trata de también confiar en lo que sabemos y en lo que ignoramos. En ese “no saber” también podemos aprender a confiar.

No- esfuerzo

No- esfuerzoEl “no esfuerzo” significa no obligarnos a mantener una actitud, sino que ésta debe darse de forma natural; la acción emerge naturalmente de nuestro ser.

El no esfuerzo no se trata de no hacer nada. Vivimos en una cultura de acción y es difícil sentarnos a meditar sin fin, pero la meditación es un fin en sí mismo.

La actitud de no-esfuerzo es darse cuenta de que ya estamos aquí. No hay donde ir, pues la meta es estar aquí y ahora.

Este instante es el futuro de los instantes previos y la forma en que lo vivamos influye directamente en cómo será el instante siguiente.

El mindfulness estar aquí como una meta, éste es el momento, que con sus imperfecciones, es perfecto.

Puedes leer más sobre el No-esfuerzo en Wu-wei, el arte de hacer sin esfuerzo.

Aceptación (reconocimiento)

AceptaciónLa comprensión conlleva a la aceptación. Si no vemos claramente no sabremos cómo actuar. Ser consciente de nuestras emociones nos ayudan a aprender a trabajar con ellas.

La aceptación no implica solamente aceptar lo que es, con una actitud pasiva, sino entender cómo son las cosas y descubrir la forma más sabia de relacionarse con ellas.

La consciencia clara de ver las cosas tal como son nos ayuda a emprender acciones apropiadas.

No es fácil aceptar, sobre todo cuando las situaciones nos molestan. Pero la aceptación nos ayuda a librarnos de la esclavitud de pensar: “solamente si se soluciona mi problema, podré ser feliz”.

Aferrarse, es lo opuesto al reconocimiento. Si podemos aceptar el momento tal cual es, ya sea bueno, malo o neutro, podemos liberarnos y actuar con más sabiduría. A veces, necesitaremos aceptar la ira, la tristeza, pero también debemos preguntarnos: ¿Puedo aceptar las cosas como son ahora?

Dejar ir

Dejar ir“Dejar ir” es la actitud activa dentro de la pasividad de la aceptación. Por medio de ella, dejamos que las cosas sean como son.

Es el no apego a los resultados, no nos identificarnos con lo que queremos o con lo que estamos aferrados. No nos identificamos tampoco con lo que odiamos, una forma negativa de apego.

Se trata de liberarnos de la voz interior que insiste en que “esto debería ser de este modo”. Dejamos que sean las cosas tal cual son, no somos víctimas de nuestros deseos, podemos abandonarnos al ser, renunciando a los anhelos y a los miedos.

Esta no es una actitud pasiva, no es un intento de alejarse de la realidad, sino todo lo contrario.

Mediante el desapego vivimos nuestra realidad de una forma nueva, pero esto no es un estado especial sino que se aprende con la práctica de la atención plena.

Atencion-plena

∼Gracias por estar aquí ahora.∼

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: